Tenía un dolor muy fuerte en la pierna cuando caminaba junto con otros problemas postoperatorios. Los doctores me dijeron que tenía problemas de circulación de sangre y que tenía que caminar aunque doliera. Y dolía mucho, sufrí mucha impotencia y frustración. Una compañera me recomendó a Karsten. Fui con escepticismo. Si bien en la primera sesión el dolor disminuyó no fue al cabo de la quinta sesión que empecé a creer que iba a estar bien otra vez. Estoy muy contenta.

Ir arriba